Hemos leído infinitas promesas garantizando la forma más rápida y eficaz de dominar el inglés y todos en teoría tienen sus méritos y ventajas. Pero lo que da de pensar es el hecho de que no siempre coinciden ni se ponen de acuerdo en absoluto. Con mas de 1,5 mil millones de estudiantes, resulta sorprendente que no hayamos dado con la fórmula perfecta para aprender de forma eficaz. 

En realidad, es muy fácil de explicar pero es menester pensar en un idioma de forma distinta a las otras asignaturas que quizás hayas estudiado. Un idioma es algo vivo que sigue evolucionando. Eso es evidente en castellano cuando uno observa la cantidad de palabras nuevas que aprueba la RAE (Real Academia Española) cada año. Debido a esta evolución, está claro que hay que enfocar nuestros esfuerzo de otra manera para poder dominarlos. Pero, ¿de qué formas diferentes lo podemos hacer?

La mejor forma de aprender el inglés es sencillo. Hay que usar el idioma de forma amena y constante, ¿parece sencillo verdad?

Dosificar el contenido que estudiamos es la clave de avanzar de forma constante. 

A lo largo de nuestras vidas, nos enseñan que equivocarse es lo contrario de aprender pero en el aprendizaje de inglés hay que borrar eso de la mente y usar nuestros errores como herramienta con la que poder avanzar. Nuestros errores son una indicación de lo que debemos estudiar y repasar para hacer progreso. “De hecho, cuando haces un ejercicio y aciertas todo bien a la primera, debes sentirse un poco decepcionado porque no te da de pensar y no has conseguido nada nuevo”. Tenemos que usar nuestros errores como un `To Do list´ y usarlos para mejorar. 

Una extensión de nuestro método innovador START es la norma de 5+ que hemos desarrollado para poder estudiar vocabulario de forma eficaz. Se basa en dos puntos claves, la necesidad de dosificar y repetir. Es una pérdida de tiempo procurar memorizar 100 palabras al día con sus significados traducidos.  La clave de dominar un idioma es dejar de traducir. En realidad, siempre debes coger unas 5 palabras nuevas y relacionarlas con sinónimos. Estas 5 palabras deben ser útiles y lo que llamamos de ´alta frecuencia´. Después viene lo más importante, debes escribir frases con la palabra nueva. La necesidad de meter las palabras nuevas en un contexto es fundamental. 

 

Un ejemplo de este ejercicio: ¡prúebalo en durante una semana a ver cuánto aprendes!

 

Give up = quit

I am thinking about giving up my job.

 

Drop out of = leave/stop participating in

It was a mistake to drop out of my course. 

 

Put up with = tolerate

I would not put up with that type of behaviour.

 

Look up to = admire

I look up to my teacher for several reasons.

 

Look forward to = be excited about

I am looking forward to passing my exam.

 

Tres cositas mas para asegurar el éxito:

  1. Debes escribir 3-5 frases que de verdad vas a utilizar en conversaciones reales. Así  podrás consolidarlas con facilidad.
  2. Hay que decir las palabras y frases en voz alta, no es broma, de verdad refuerza la memoria.      
  3. La repetición es muy importante. Cada día, antes de empezar con las 5 palabras nuevas deber recordar las 5 palabras del día anterior y revisarlas.

 

Una crítica de este método es que 5 palabras al día parecen pocas. Pero si lo piensas así, 

5 al día son 35 a la semana, 140-155 al mes y 1825 al año. Es mejor empezar con 5 al día pero con el tiempo te darás cuenta que se puede aprender más aplicando esta estrategia así que podrás aumentar a 10 palabras diarias y luego 15-20.  

PRUEBA NUESTROS CURSOS PARA HISPANOHABLANTES CON UN TEMA GRATUITO Y HAZ LA PRUEBA DE NIVEL SIN COMPROMISO

LLAMA A 622154950 PARA UNA CONSULTA SIN COMPROMISO O ENVÍA UN EMAIL A marc.h@appf.edu.es

Visits: 14
Recent Posts
0